Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

15 de febrero de 2010

La Negra del Maraquero

No vamos a reflejar únicamente la cara de la mujer campesina triste, con la ristra de hijos y el cansancio de la jornada dura, también hay que reflejar la mujer joven, sensual, entregada al baile y ¿por que no? al coqueteo.
Creo que no hay mejor forma de describir un baile y la magia de la mujer, que el reflejado en el poema "La Negra del Maraquero" del venezolano Ernesto Luis Rodriguez, cuyo audio colocamos en la voz de Oscar Martínez


El joropo ha comenzado,
lo más hondo del compás,
bailan todos los vecinos,
de Guatopo y Paso Real
las mulatas son alegres
como brisa en morichal,
con los senos por salirse
el escote a la mitad
y en el medio un caminito
más abajo del collar,
que dan ganas de seguirlo
para ver a dónde va

...y el joropo sigue dando
lo más hondo del compás...

El arpista en los finales
vuelve el golpe a comenzar
Marcelino el maraquero
se estremece en el chis-chas
y su negra Casimira
sólo baila que caraj'
con cualquiera que la saque
como a corcho 'e limoná
Porque tiene la cintura
sabrosita pa' baila.

...y el joropo sigue dando
lo más hondo del compás...

Con el indio Paracuto
zapateando viene y va,
con el chato Magallanes
se parece a un sebucán
pero más le gusta darse
con el negro Carvajal...
porque sabe que la aprieta,
que la aprieta mucho más
y la espiga de su cuerpo
ya se quiere reventar.

y el joropo sigue dando
lo más hondo del compás

Todos ven al maraquero,
ella sólo sin mirar
y al pasar a cinco varas
cual gallina que ve sal...
él le grita con soberbia
sin pararse en el chis-chas
-¿Qué te pasa Casimira?
-nunca miras para acá
-¿Eres tú tierra baldía
o potranca sin bozal?

...y el joropo sigue dando,
lo más hondo del compás

...y ella baila, cómo baila,
jamás quiere descansar...
dando vueltas por el patio
como arena en vendaval
y contesta emocionada
sin los ojos levantar:
-Este golpe hay que bailalo
como yo lo sé bailá-
Si me pongo a vel de frente
pieldo el ritmo del compás-
y en la voz de Marcelino se
desnuda la verdad.
-¡Qué va miiiija!-
-lo que pasa es que estás enamorá,
y en los brazos de ese negro
que ya quiero estrangulá
esa cara tan morena
se te ha puesto colorá
y los seños se te esponjan
como lunas de alquitrán
como ríos en invielno
que se van a desbolda'
¡otro agarre las maracas
porque yo no toco más!
-Lo del cura... Pa' la iglesia...
Las gallinas... Pa'l corral
Careador no he sido nunca
Cachicamo ¿yo?¡Qué va...!
No trabajo para lapa...
y esa negra no es prestá
me costo sesenta reales
pa' podemela llevá
No la vendo, no la cambio
ni por oro ni por ná
en la orilla de su aferto
yo tendí mi empalizá
y adentro no me sale
ni un novillo sin jerrá
denme patio compañeros
que conmigo va a bailá
papelón que yo me chupo
no es melao e' los demás

Y el joropo sigue dando...
lo mas hondo del compás








Publicar un comentario en la entrada